Ocho colectivos vascos participan en la campaña del proyecto LIBERA para caracterizar basuraleza de entornos terrestres

Hoy comienza la segunda edición de la campaña nacional ‘1m2 por el campo, los bosques y el monte’ organizada por LIBERA, el proyecto creado por SEO/BirdLife en alianza con Ecoembes para acabar con el problema de la basuraleza. En Euskadi participan ocho colectivos hasta el 16 de diciembre que se distribuirán en nueve puntos de la región.  

Así, San Nikolas Ikastola, Eguzkibegi Ikastola, la Diputación Foral de Álava, BBT, Ayuntamiento de Zalduondo, Ayuntamiento de Navaridas, Gure Lurra y la Asociación de Madres y Padres Errekabarri Eguzkia se han movilizado para limpiar diferentes zonas de la provincia durante toda esta semana, así como estudiar y caracterizar los residuos recogidos. 

Los colectivos participantes llevarán a cabo acciones de caracterización en nueve puntos de Euskadi, entre ellos cinco en Vizcaya: Humedal de Bolue (13 de diciembre), en el bosque detrás del Eguzkibegi Ikastola en Galdakao (10 de diciembre), en Arrieta (10 de diciembre), y en la parte baja de Arraiz (16 de diciembre). Por su parte, habrá cinco puntos en Álava: en Senda Baias, Sarria (16 de diciembre), en el Bosque de la Lece (15 de diciembre), en el bosque centenario de Zalduondo (16 de diciembre), en las cunetas de caminos de Navaridas (10 de diciembre), y en las campas del entorno del arroyo Errekaleor (16 de diciembre).

Esta acción, que busca evaluar el alcance de la basuraleza en campos, bosques y montes, contará con la participación de 88 entidades, asociaciones y grupos de interés que actuarán en 93 puntos de 34 provincias de toda España.

 

El principal objetivo de la campaña ‘1m2 por el campo, los bosques y el monte’ es recoger datos para valorar el volumen, la cantidad y la tipología de la basura que existe en estos entornos. La recopilación de información es fundamental para, posteriormente, realizar un análisis tanto cuantitativo como cualitativo de los residuos abandonados en nuestros espacios terrestres y, así, poder llevar a cabo campañas y actuaciones adecuadas. 

Según la recopilación sobre literatura científica relacionada con la basuraleza, realizada desde el Proyecto LIBERA: es presumible -así lo sugieren múltiples expertos- que la contaminación por basuraleza en tierra firme sea, si cabe, aún más significativa. Diferentes análisis sugieren que las acumulaciones de los mencionados microplásticos en entornos terrestres podrían ser entre 4 y 23 veces mayor que en los océanos, donde casi son incontables. Los suelos agrícolas, por ejemplo, podrían acumular un mayor número de estas partículas que los fondos marinos.

 

Ciencia ciudadana para acabar con la basuraleza

Los colectivos participantes tienen a su disposición una herramienta de trabajo pionera para conseguir el objetivo de esta gran acción de ciencia ciudadana: la aplicación móvil ‘e-Litter’. Desarrollada por las asociaciones Paisaje Limpio y Vertidos Cero, permite cuantificar todos los residuos encontrados en los puntos donde se van a realizar recogidas de basuraleza. Además, para realizar las batidas de limpieza, los voluntarios reciben unos formularios en los que se recopilan datos que se unirán, como los registrados con la app e-Litter, a la base de datos del MITECO (Ministerio para la Transición Ecológica) para analizarlos y obtener información que pueda ser utilizada para conocer el impacto ambiental que genera la basuraleza en nuestros espacios naturales y diseñar medidas de prevención.  

En la primera edición de ‘1m2 por el campo, los bosques y el monte’ participaron 65 colectivos. Gracias a ellos, se lograron caracterizar casi cinco hectáreas en 80 puntos del país y se pudieron estudiar más de 12.000 objetos que se encontraban abandonados en entornos naturales.