La recaudación de la Diputación creció en 2018 un 3,6% en Gipuzkoa

Gipuzkoa recaudó en 2018 un total de 4.837,4 millones de euros, lo que supone un crecimiento de 167,1 millones (+3,6%) respecto al ejercicio precedente. La subida se refleja prácticamente en todos los impuestos, con especial incidencia en los impuestos directos que gestiona la Diputación Foral. En concreto, han tenido un incremento destacable el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y el Impuesto sobre Sociedades, así como el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). En el otro lado de la balanza, cabe destacar la reducción de los ajustes con el Estado, tanto en IVA como en impuestos especiales. 
El diputado foral de Hacienda y Finanzas, Jabier Larrañaga, ha calificado de “excepcional” el ejercicio, en el que Gipuzkoa ha vuelto a batir su récord de recaudación por segundo año consecutivo. Según ha recordado el responsable foral, 2017 fue un año atípico, debido a los recursos extraordinarios obtenidos a consecuencia de la resolución del conflicto en torno al Cupo, “y en 2018 hemos incluso mejorado esa cifra”. A juicio de Larrañaga, la clave del incremento está en la buena marcha de la economía, un ámbito por el que la Diputación Foral viene apostando desde el primer día de la legislatura. “La promoción económica ha sido nuestra apuesta constante, y su mejora se traduce en mejoras recaudatorios que, por ende, suponen incrementar los recursos disponibles para desarrollar políticas públicas y mantener nuestro nivel de bienestar”, ha señalado.  
Desgranando la cifra por impuestos, en el impuesto sobre la Renta, la Hacienda foral guipuzcoana recaudó 83,7 millones de euros más (+5,5%) por rendimientos de trabajo. Las retenciones sobre ganancias patrimoniales crecieron en 10,9 millones (+27,4%), mientras que las de capital mobiliario e inmobiliario se incrementaron en 4,6 millones (+4,9%) y 1 millón (+3,8%) respectivamente. De este modo, el saldo global del IRPF es positivo, ya que se recaudaron 114,6 millones (6,9%) más que en 2018.
En lo que respecta al Impuesto sobre Sociedades, los ingresos de la cuota diferencial neta, concepto que grava los beneficios de las empresas, aumentaron en 50,3 millones de euros: los ingresos brutos crecieron en 44,7 millones, mientras que las devoluciones se redujeron en 5,6 millones. De este modo, el total de este tributo creció en 59,1 millones de euros (+21,5%). Mientras, en el capítulo de impuestos especiales, las cifras también son positivas: el Impuesto sobre Hidrocarburos creció en 11 millones (+2,6%), y el de Labores del Tabaco subió en 5,3 millones (4,7%). 
Por otra parte, en lo que respecta al IVA que gestiona la Diputación Foral, la recaudación creció un 8,9%, es decir, se han recaudado 110,1 millones más: los ingresos se incrementaron en 79,8 millones (+5,3%), se han devuelto 56,9 millones más (+8,9%) y el ajuste interterritorial del IVA subió 87,2 millones (+24,3%). Por último, los ajustes con el Estado son negativos tanto en IVA como en impuestos especiales, ya que se han recibido 159 millones de euros y 15 millones de euros menos respectivamente.