El último pleno de la legislatura en Errenteria se cierra con crispación en los ruegos y preguntas

El último pleno celebrado ayer, donde en las comisiones ya se habían cerrado los asuntos a tratar y se pasaban los puntos con cierta celeridad, quizás alguno esperando una pequeña despedida a Julen Mendoza que abandonará el cargo tras 8 años al frente del consistorio.

Tras los puntos del orden del día y comenzando los ruegos y preguntas, que como se sabe son los que generalmente utiliza la oposición para plantear sus propuestas, críticas, etc. Maite Peña, concejal y candidata del PNV, critico fuertemente a los dos partidos en el gobierno, Bildu e Irabaziz-Podemos por considerar que era poco ortodoxo la pegada de carteles electorales por todo el pueblo de forma indiscriminada y sin respetar las normas existentes en materia de publicidad electoral en la que se recogen los espacio públicos que se ceden para colocarlos. La candidata del PNV les criticó fuertemente estos actos en referencia a la infracción realizada y no respetar las normas existentes. El PSE-EE se unió a las críticas vertidas por el PNV contra Bildu y Podemos. Dicha crítica no tuvo respuesta por parte de los miembros del gobierno.

Por su parte el PSE-EE en ruegos y preguntas sacó a debate la situación de 15 trabajadores de la residencia de ancianos que tienen pendiente cobrar los atrasos de 2018, que ya han cobrado el resto de los trabajadores y a los que el Ayuntamiento no ha ofrecido ninguna solución. Para el PSE-EE esta anómala situación laboral se suma a la multitud de conflictos laborales que suma el equipo de gobierno durante los últimos años, Errenteria Musikal, municipales, conflicto de la OTA, etc.

*foto archivo