El proyecto 50/50 premia a 4 centros escolares de la comarca por contribuir a la eficiencia energética en Oarsoaldea

se han entregado los cheques 50/50 a los 4 centros escolares públicos de Oarsoaldea que han participado en este proyecto relacionado con la eficiencia energética y que se enmarca en las actuaciones de sensibilización previstas por el plan de energía comarca.

Este proyecto, que está financiado por el departamento de medio ambiente y obras hidraúlicas de la Diputación Foral de Gipuzkoa, es una herramienta para motivar el cambio de hábitos y modificar la percepción de la energía como una cuestión lejana y en la que hay poco margen de actuación.

50/50 se ha llevado a cabo en los centros Karmengo Ama Herri Ikastetxea, Elizalde Herri Eskola, Lezo Herri Eskola, Cristobal Gamon Ikastetxea, y se ha basado en el retorno al centro del 50% del ahorro conseguido durante el curso para que el colegio decida en qué se lo gasta. El 50% restante es invertido por cada Ayuntamiento de la comarca en mejoras en ahorro y eficiencia energética en los propios centros. A lo largo del curso han sido los propios centros, mediante la creación de un equipo energético, quienes han puesto en marcha actividades y acciones para mejorar su consumo mediante cambios de hábitos. En estos equipos energéticos está representada toda la comunidad escolar: alumnado, profesorado, equipo de limpieza, de comedor, conserjes y familias.

Las acciones que han llevado a cabo en los centros han supuesto un ahorro para los ayuntamientos de 30.721,6 euros en el caso de Karmengo Ama HerriIkastetxea de Pasaia, de 3.721,6 euros para Cristobal Gamon Ikastetxea de Errenteria, 4.317, 10 euros para Herri Eskola de Lezo, y de 3.062,3 euros para Elizalde Herri Eskola de Oiartzun.

La gestión eficiente de la energía y el agua supone un gasto con importantes repercusiones tanto ambientales como económicas. Los Ayuntamientos que representa Oarsoaldea se gastan cada año más de 5 millones de euros en estas partidas, que representan aproximadamente el 50% del presupuesto para gasto corriente. Y de todo ese dinero, los colegios suponen casi el 10% del gasto total de los Ayuntamientos.

Pero lo más interesante no es el potencial de ahorro económico y de emisiones de CO2 que tiene este proyecto, sino la experiencia pedagógica que supone, en un mundo que cada vez necesita de forma más urgente que entendamos que es un deber el hacer un uso racional de los recursos.