18.9 C
Errenteria
martes, agosto 16, 2022

Spectre, un intento fallido

Ver una película sobre James Bond es ya un clásico, una peregrinación a un cine al que sabes de antemano a qué te enfrentas pero que sigues el camino hacia la gran pantalla. El motivo puede ser el subconsciente que te alienta a seguir deseando escuchar clichés que tienes inyectados en alguna neurona que no encuentra su sitio. Lo cierto es que Bond se actualiza, se modifica pero no debe perder la esencia. Todos esperamos el aclamado “Bond, James Bond…” que cada vez los guionistas lo meten con calzador en zapatos encorsetados. La última de Bond -como me gusta llamarlas- es una larga serie de buenas imágenes, bien dirigidas pero que tristemente nos hacen salir del cine pensando en que quizás sea la última de Bond aunque seguramente siempre habrá algún director que quiera atreverse con este clásico. Mendes comienza fuerte, con una magnífica dirección y una ambientación perfecta. Los primeros minutos de la película nos hacen sentirnos cómodos por lo que vendrá en los minutos siguientes. Lo penoso es que todo se vuelve lento, trasnochado, anquilosado. Nos cuentan una vez más lo malo que son los malos y los buenos que son los buenos pero de una manera esperpéntica y sobre todo nada creíble. Sí, seguramente alguno pensará que Bond y su mundo es poco creíble, pero nos hacía pasar un buen momento de cine. Spectre se convierte en una fallida cinta en la que no nos engancha ni la música -lo peores créditos de la saga con la canción de Sam Smith-. Sin duda el gran reto de Bond será reconvertirse para poder estar a la altura de los nuevos personajes ficticios del espionaje y la acción que pueblan las series de tv como Jack Bauer en 24horas, o secuelas que crecen como la de Bourne.
Una vez más nos encontramos al final de la película pensando si el prota (Daniel Craig) volverá o no a rendirse al encanto de Bond. La duda se abre un un final algo incierto al que, desesperadamente, tantos han recurrido. Seguramente sí habrá más Bond mientras existamos aquellos que empujados por la neurona perdida nos impulse a ir al cine para ver como se pide un Martini.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad