Diputación anuncia descubrimientos excepcionales de Arte Parietal Paleolítico de la cueva de Aitzbitarte IV de Errentería

El Diputado de Cultura Denis Itxaso ha presentado los descubrimientos de Arte Parietal Paleolítico descubiertos en la cueva de Aizbitarte IV en Errentería. Se trata de un hallazgo de especial relevancia por la excepcionalidad de la técnica utilizada y por su fuerte impacto visual al tratarse algunas de ellas de figuras en bajorrelieve. En la rueda de prensa también han participado Garazi Lopez de Etxezarreta, concejal de Errentería, el espeleólogo Javier Busselo del grupo espeleológico de Felix Ugarte y el experto e investigador Diego Garate, promotor de los hallazgos de Aizpitarte y de otras cuevas.

Itxaso ha destacado que las nuevas técnicas y tecnologías y los trabajos de prospección llevados a cabo en los últimos años promovidos desde la Diputación han facilitado importantes hallazgos que permiten conocer la vida de nuestros antepasados y que han convertido al territorio de Gipuzkoa en uno de los territorios con mayor acumulación de evidencias sobre el origen del simbolismo y la creatividad artística. “Estos hallazgos nos demuestran que la creatividad y el arte han acompañado desde muy temprano la vida humana”, ha dicho.

Para el Diputado de Cultura es necesario seguir impulsando las excavaciones y la investigación arqueológica para promover la investigación dirigida a los periodos cuyo conocimiento es todavía muy parcial y socializar todos los conocimientos obtenidos. Además, ha destacado el impacto social de estos trabajos que implican a una gran masa de voluntariado y de estudiantes universitarios que pueden acceder así a una formación de gran calidad.

El pasado día 6 de abril, Javier Busselo y Sergio Laburu del grupo espeleológico Felix Ugarte Elkartea se desplazaron a la cueva de Aitzbitarte IV con el fin de explorar una serie de chimeneas verticales que se observan en el tramo medio de la cavidad. Tras ascender un tramo de unos 10 metros y continuar por dos tubos semiverticales de unos 8 metros, accedieron a un espacio en forma de “Y” en cuyos ramales laterales observaron grabados de factura paleolítica certificada por la pátina que presentan los surcos y el estado intacto de los suelos y paredes del sector.

Se trata de un espacio extremadamente frágil por sus reducidas dimensiones (gatera que puede albergar dos personas de manera simultánea) y por el propio soporte arcilloso. En una valoración inicial realizada por el experto Diego Gárate se estima la existencia de, al menos, 15 representaciones animales (bisontes y caballos) y dos vulvas, todo ello en un estado de conservación excepcional. Se diferencian varios grupos de representaciones:

Sector Izquierdo: Ascendiendo 4 metros por un tubo de apenas 40x40cm se observan figuras trazadas directamente sobre la arcilla. Responden a una técnica inédita en la cornisa cantábrica con paralelos‐escasos‐en el Ariège francés, para conjuntos situados en el Magdaleniense Medio. Un bisonte y otro animal por determinar han sido modelados en la arcilla mediante buril de sílex y utilizando los dedos para crear volumen y planos de relieve diferenciados, para resaltar la perspectiva de las extremidades. La ejecución del bisonte es de una maestría muy poco común.

En un panel adjunto se observa una gran vulva de un metro de altura y otra más pequeña contigua. En la pared contraria se observa un caballo de gran tamaño (metro y medio), otras líneas sin interpretar y extracciones de arcilla. Las repisas del suelo se conservan intactas.

Sector Derecho: Sobre una repisa de arcilla intacta continúa una gatera que no ha sido explorada con el fin de no alterar el suelo. Allí se observa a distancia un bisonte grabado al fondo, otra figura en el techo y, entre ambas, un bisonte con las patas replegadas también modelado en la arcilla.

La Diputación Foral de Gipuzkoa ha cerrado la cueva y ha notificado el descubrimiento al Gobierno Vasco. Ahora pasará automáticamente a tener la máxima protección por contener pinturas rupestres.

El País Vasco es un enclave de paso natural para los grupos que vivieron durante el Paleolítico superior (entre hace 38.000 año y 12.000 años), donde se documenta una alta densidad poblacional y un número elevado de conjuntos con arte rupestre paleolítico.